viernes, 3 de julio de 2009

De Natalias, nervios y entrevistas.

Semana extraña, como bipolar no?. Noches lluviosas y días calurosos. Ya no confió en los pronósticos del tiempo.

Pues bueno, tenía pensado escribir un post acerca de todas las cosas que viví en la UAM y por culpa de la UAM en esta semana. Pero ahora que estoy sentada frente al monitor de la computadora se me han ido las ganas.

Quizá lo único que si vale la pena contar, es un poco de lo que paso en la entrevista que hice a Natalia Cano, periodista del periódico El Universal. Ella escribe notas que tienen que ver con la música, más concretamente con música alternativa, rocksito sobre todo.

Definitivamente fue una experiencia inolvidable.

Esa tarde llegué temprano al centro. Me di una vuelta, compre una pluma (la que traía ya estaba muy pinche, toda mordisqueada y así, por eso decidí que era una buena ocasión para cambiarla). Caminé y caminé mientras miraba a las muchachas, no de la forma en que están pensando!! No, no. Lo que pasa es que como no conocía a Natalia físicamente, pues para mi cualquier chica podía ser la chica que iba a entrevistar. Miraba entonces a las chavas porque todas o casi todas tenían el potencial para ser Natalia.

Creo que en algún momento, rodeada de tantas “Natalias”, comencé a sentir un hueco en el estomago. Los nervios habían hecho su aparición.

Llegué 10 minutos antes a la Plaza donde nos quedamos de ver y después de un rato de confusión me senté por fin en una de las mesas a esperar a mi futura entrevistada. Para entonces ya me había yo convertido en un manojo de nervios. Volteaba a todos lados, esperando encontrar en alguna chica a Natalia. Lo chistoso fue que cuando por fin llegó y la vi, como que no me cayó el 20 y mire a otro lado, un segundo después mire de nuevo a Natalia, ¡claro!, era ella! Ahí estaba, hablando por teléfono mientras me hacia una seña para que la aguantara un segundo.

Lo que siguió a su llegada lo podrá usted saber, ¡oh! Querido lector, la próxima semana, cuando publique acá la entrevista.

En el inter lo único que puedo decir es que SI, Natalia Cano es bien chida!!! y que le agradezco infinitamente el tiempo prestado y la buena onda. Gracias Natalia.