sábado, 22 de enero de 2011

las pequeñas cosas...

Aunque el lunes regresé a clases después de un brevísimo periodo vacacional (que como saben culminó con un viaje casi onírico a Mazunte) esta semana me he sentido como si siguiera de vacaciones. La primera semana siempre es así para mí, no hay muchas clases y si las hay no hay tareas y además he entrado tarde. Más el plus de poder ver a mis amigos y cotorrear con ellos un rato. Eso ha sido la escuela para mí esta semana, que los dioses me perdonen por tanta vagancia, pero así ha sido y me gusta. Ahora si me siento casi lista para lo que se viene, que quien sabe que sea, pero parece que va a estar dos tres rudo.

Y bueno, el momento llegó, el destino siempre lo alcanza a uno, no hay forma de escapar; así que hoy soy la “flamante” poseedora de un lugar para hacer mi servicio social en el área de producción audiovisual de la UAM. Y pues si… me hace ilusión.

Y ahora vienen algunas cosas chidas que la vida me regaló esta semana:

1. Una nueva sobrinita, nació el jueves y se llama Sofía Saori, aún no la conozco pero ya la quiero.

2. Guerra de cosquillas. Tus risas contra las mías. Según yo salimos empatados o tal vez los dos ganamos con la divertida que nos dimos.

3. Trivia quesitos.

4. Hablar las cosas siempre hace bien…

5. …más cuando lo haces con una amiga, que escucha, te aconseja y además es bonita.

6. ¿Y si no te vas y pasamos al centro? Va… y terminamos en la plaza fantasma, felices de la vida comiendo un mcflurry.

7. ¿Y si te invito un helado? Va!.... y terminamos platicando y riendo en el monumento a la revolución.

8. Y que Chuchin nos invita a su casa… y que vamos!, y que estuvo divertido y hasta salsa bailamos.

Tan bonita semana tal vez sea el augurio de que se viene lo pesado. Esperemos que no… pero y si si, pus qué más da, lo bailado ya nadie nos lo quita.